sábado, 11 de junio de 2016

La fe en los tiempos de la “hiperrealidad”

La hiperrealidad se convierte en realidad, ¿cómo responde la Iglesia?

Stephen Eyre  MATTHEW BECKLO

Hiper realidad

Según a quién le preguntes, el futuro se presenta sombrío… o alucinante.

En el cortometraje Hyper-Reality, el diseñador Keiichi Matsuda imagina un mundo en el que la gamificación, los medios sociales y las campañas de publicidad digital han convergido en un único campo visual superpuesto alrededor de todos nosotros, haciendo desvanecer, oficialmente, la línea entre el mundo tecnológico y el mundo real.

Si te suena a ciencia ficción, no lo es; al menos no durante mucho. Los productos de realidad aumentada, como las HoloLens de Microsoft y el interrumpido proyecto de las Google Glass de Google, prometen fundir el mundo virtual y el real en los años venideros.

Pero Matsuda coge este concepto y lo empuja hacia una especie de horror distópico. Echa un vistazo.



Entramos en la experiencia visual vívida y frenética de Juliana Restrepo, una empleada de Job Monkey, una empresa de trabajos puntuales, que va en el autobús en Medellín, Colombia, camino de su trabajo como asistente de compras personal.

Puede ver juegos, publicidad, notificaciones y su “contador de puntos”, todo combinado en un abrumador remolino de colores y formas en 3D, superpuestos en el interior del autobús.

Después de que un “gurú de inspiración” de la empresa la reprenda por llegar tarde, Restrepo recurre a Google para preguntar una de las mayores dudas existenciales: “¿Quién soy? ¿Adónde voy?”.

Recibe la respuesta más literal y superficial que hay disponible: eres la misma Juliana Restrepo de siempre, con tres amigos y ningún logro, y vas a San Antonio a comprar en el supermercado Éxito. Así que Juliana plantea otra pregunta: “¿Puedo empezar de nuevo?”. Un cuadro de diálogo le responde: “¿Resetear tu identidad? Cancelar/Resetear”.

La pregunta de la identidad vuelve a aparecer cuando el campo visual de Juliana empieza a dar problemas en el pasillo del supermercado −repleto de publicidad− y un agente de atención al cliente se refiere a ella como “Emilio”.

Según parece, están asaltando su “cuenta” y Juliana es devuelta de repente a la realidad, ahora sin aumentar: un supermercado aburrido, con personas aburridas y el aburrido sonido de un bebé llorando. Juliana suspira y espera.

Cuando vuelve a conectarse, le informan de que tiene que seguir una línea azul hasta una estación de servicio donde puedan verificar su información “biométrica”.

Pero en el camino, alguien le produce un corte en la mano y le hace caer en picado en una pérdida total de identidad.

Entonces vuelve la vista hacia una estatua de la Virgen María, en el portal de una casa. “¡Ha empezado una nueva vida!”, indica una señal encima de la estatua.

Juliana se apresura a “empezar de nuevo” donde la estatua y su campo visual, una vez más, se llena de vívidos colores e imágenes en 3D.

Solicita unirse al catolicismo haciendo la señal de la cruz en el aire y recibe una lista de actividades completamente diferentes: confiesa tus pecados, ve a misa, bautízate, limosnas para los pobres, obras de caridad, difundir la palabra de Dios.

Antes, ya habían

http://es.aleteia.org/2016/06/11/la-fe-en-los-tiempos-de-la-hiperrealidad/


0 comentarios :

Publicar un comentario